viernes, 17 de agosto de 2007

Si hace frío, que venga el calor


En el marco de la presentación del noveno disco de su carrera -"Civilización"- Los Piojos se presentaron el viernes 17 y el sábado 18 de agosto en el Estadio Islas Malvinas del Polideportivo Marplatense. Allí, ante unas 15 mil personas repartidas en las dos jornadas, rompieron el frío costero a fuerza de dos potentes, renovados e intensos rituales.


El viernes a la tarde, a pesar del frío que cortaba la cara, justo antes de que el sol los abandone, los pibes de Avellaneda clavaron su bandera piojosa en la arena de la Bristol. Ahí, cerca de donde Mirtha hace los almuerzos durante el verano. Ahí, como conquistadores de su propio camino, ese que tiene una parada en donde sea que se presenten Los Piojos y el bolsillo permita llegar. Faltarían unas horas más de resistencia a la helada hasta que estuvieran a los saltos en el estadio, así que el hacer tiempo se convirtió en un relajo para la mente, de frente al mar. Bailaron un rato, con melodías que ellos mismos entonaban. Cuando decidieron irse, el último restito de cerveza fue para la Pacha y enfilaron hacia el Polideportivo a gamba por el centro, que a esa altura contenía varios integrantes de una logia donde el saludo en clave era un agite de bandera sincronizado.


Una vez dentro, la previa buscó generar calor y viceversa. El carnaval en búsqueda de la salida de la banda, por más que faltara más de una hora hasta el comienzo, estuvo a cargo de una banda sub-20 que copó el centro del campo, cerca del escenario, claro. Que el que no salta, que salga Ciro, que la platea de Luis Miguel, que "Vete bobo.". Hasta que a las nueve y media se apagaron las luces. Silencio de misa, sólo interrumpido por los gritos exultantes. Los celulares que buscaban la imagen 3D del arranque y "Pacífico", tema del nuevo disco, el más arrancable de todas las canciones de "Civilización", con la banda emponchada para la batalla, engalanada para la ocasión. Seguirían "Desde lejos no se ve" y "Babilonia", un perfecto trío sonoro para combatir el invierno.


Luego el silencio otra vez. Los videos de una pantalla de leads, que conformaron una puesta en escena que ambientó el recital como todo un despliegue, mostraban imágenes referidas al título del disco. El concepto de "Civilizaciòn", así, con el acento grave, se vio completo en el show en vivo resumido en una de las frases que se proyectó: "Dios perdona...el hombre a veces.. la naturaleza nunca". Llegó entonces el carnavalito-reggae "Civilización".


Recién entonces Andrés Ciro lanzó un "¡Muchas gracias! ¡Buenas noches Mar del Plata!" de saludo. Luego, intercalados los temas nuevos entre esos ya clásicos que todos querían oír, siguieron "Chac tu chac", "Bicho de ciudad", "Y quemás", "Motumbo", por mencionar algunos que en cuestión de poco más de media hora marcaron terreno. A continuación, tomó el micrófono Micky, para ordenar "Fijate" y "Un buen día", ambos encendidos por el público al ritmo de cada tema.

La lista, bastante ciclotímica, continuó con su diversidad discográfica con "Todo pasa", "Cruces y flores", "Pistolas", por mencionar algunos. Los videos continuaban en la espalda de Andrés Ciro, Micky, Piti y Tavo, al mismo tiempo que los mostraban tocando en algún otro ámbito. También creaban ecualizadores inquietos o mostraban a Chuky De Ípola, al Changuito Farías Gómez o a Sebastián Cardero en cada una de sus improvisaciones en teclado, tambores y batería, respectivamente.

Hacia el final, luego de esos minutos de descanso para la banda, donde el silencio y oscuridad sólo atraen ansiedad y justo antes de "Fantasma", Andrés Ciro dedicó la intro del Himno Nacional Argentino al General José de San Martín, en el aniversario de su muerte. Y finalizó el show con "Ay ay ay" y "Cruel" y la tradicional lectura de banderas y un abrazo musical con "Finale". "Hasta mañana los que puedan", dijo el cantante. Y justo antes de que se retirara la banda, Andrés dejó otra frase: "A pesar que hace casi 20 años que estamos sobre un escenario, hoy nos temblaron las piernas". Seguro fue por eso que se movieron tanto durante el show, mantuvieron el calor del nuevo material recién salido del horno y espantaron a los fantasmas del paso del tiempo.
Redacción: Nadia Mansilla
Foto: Sebastián Klein

No hay comentarios:

Publicar un comentario