lunes, 26 de noviembre de 2007

Dejalo que suceda, es más fácil así



Los policías apostados en la entrada del Luna Park se espantaban al verlos desfilar por la puerta de ingreso. Apurados, antes de que el reloj dicte las 9, corrían con sus zapatillas rotas. Algunos y algunas oficinistas desprevenidos rompían la rigurosa vestimenta, que es casi como un uniforme para asistir a la fiesta. Las remeras que orgullosamente portan, gastadas, llevan nombres de destinos, recuerdos de shows de más acá y otras del interior de la Argentina piojosa. La más llamativa: una de Italia. La edad juega en un subibaja numérico. Así, en cuestión de minutos se llenó la capacidad del estadio porteño de punta a punta, para dar paso a la presentación -casi sorpresa- en Buenos Aires del último trabajo de la banda, "Civilización".
Faltaban diez minutos para que se apagaran las luces. Unos pibes de Villa Dominico compartían el suculento tiempo que transcurre antes del comienzo de un recital. "¿Te enamoraste, pelotudo?" le pregunta uno a otro, al que se le metió un flequillo femenino en el ojo. Después levantaron las apuestas para ver a qué hora empezaba. Pero nadie le había metido fichas a las 9.20. Entonces, cuando las manos ya se habían gastado de tanto rezar palmeando para que arrancara, con una proyección alusiva al nuevo disco, y de la mano de "Pacífico", se dio el inicio. Le siguieron "Desde lejos no se ve" y "Taxi Boy", hasta que Andrés Ciro, que vestía una remera de El Tri con la imagen de la Virgen de Guadalupe, exclamó "Buenas noches Luna Park" y la fiesta siguió con "Bicho de ciudad". El siguiente tema causó una intensa ovación, porque "Vals inicial" no suele ser tocado en vivo. A tanto impacto, le vinieron bien "Chac tu chac" y "Maradó". Y para bajar un poco la temperatura, el candente "A veces" sirvió de hidratante sonoro. Luego tomó el micrófono Micky, que llevaba un sombrero andino. El bajista cantó sus "Fijate" y "Un buen día". Un rato después, cuando le tocó el turno de sonar a "Pistolas", se coló un pedacito "Staying alive" mezclada con una improvisación percusiva del Changuito Farías Gómez.
Como una inesperada visita, cuando ya terminaba la canción que titula el disco, apareció Manu Chau. Al público le costó reconocerlo, hasta que en su típica mezcolanza idiomática irrumpió su voz rapeando su "King Kong 5" sobre el mismo tema que lo nombra. El sueño de Andrés Ciro se hizo realidad. Luego el cantante con más sellos en el pasaporte del mundo, tocó un tema suyo ("Día luna día pena") y subrayó: "Buenos Aires, pase lo que pase, sea lo que sea, próxima estación: Esperanza". Aplausos a rabiar hasta que continuó el recital con "Difícil". Luego arrancó, en clave de jazz, "El Farolito", y más improvisaciones. La primera fue la del teclado de Chucky De Ípola, a la que Andrés Ciro le vociferó un pedacito de "Sex Machine". Luego fue la de Roger y su batería.
Los bises llegaron con "Ruleta" y "Vine hasta aquí", donde Andrés Ciro agradeció que haya sido "el lunes menos lunes" de su vida. Las voces germanas en off anunciaron la llegada de "Unbekannt". Descanso. Retorno con "El viejo", himno en honor a Pappo, si los hay. Luego, otra perlita: el inédito "Ay qué maravilla", que fue tocado en el mismo lugar en uno de los shows de abril del año pasado, después de mucho tiempo. Luego del último tema, "Buenos días Palomar", se leyeron las banderas, devenidas íconos de trasgresión en tiempos de prohibiciones. Estuvieron presentes, entre otras, las de Cañuelas, González Catán, Villa Crespo, Merlo, Ciudad Jardín. Una de Mar del Plata rompía con los nombres de ciudades del conurbano bonaerense que se habían dado cita para ser parte de la esperada sorpresa. "Muchísimas gracias por este lunes inolvidable", dijo el cantante. Abrazos arriba del escenario. Abajo, el calor de las masas se disipaba por las salidas. Las filas de los colectivos se llenaban. El primer recital había terminado. Muchos de los que se encontraban en los puntos de reunión, pactaban juntarse en tal esquina a tal hora del día siguiente, cuando sería la segunda fecha de la banda en Buenos Aires, luego de repartir gotas de transpiración por las provincias de nuestro país, y de países latinoamericanos.
Redacción: Nadia Mansilla
Foto: Sebastián Klein
www.lospiojos.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario