sábado, 13 de junio de 2009

La manera correcta de hacer ska


Los Skatalites tocaron en Niceto y encendieron al público que lo llenó en dos noches. Aquí, la crónica de la segunda jornada.

Los Skatalites visitaron por quinta vez la Argentina. Los jamaiquinos, considerados creadores del ska, salieron al escenario de Niceto pasados veinte minutos de las 22 de un viernes frío. Luego de haber tenido a los Ska Beat City como banda soporte, y como festejo de sus ¡45! años tocando, le dieron mecha a una fiesta donde también hubo reggae, rocksteady y dancehall.

Con un conteo en reversa que inició el tecladista Alexis Falú –portorriqueño que también ofició de voz en español- del diez al cero, hasta llegar a un grito final de “¡Libertad!”, se dio el puntapié inicial, tal como es costumbre en los shows de Los Skatalites. Le siguió “Freedom sound”. Luego “Eastern standard time”, el primero de los muchos temas instrumentales de Los Skatalites que aquí tocan los locales de Dancing Mood. A continuación “Man in the street”, con improvisaciones del saxo alto de Lester Sterling y de la guitarra de Devon James.

A diferencia de lo usual, en Los Skatalites, los cuatro miembros del set de vientos son el frente de la banda. Así, en un rol protagónico, y vestidos de traje, sobretodo y sombrero, cada uno supo pasarse la pelota a la hora de los solos, sin retener el balón en ningún momento. Por ejemplo, en “Ocupation”, la improvisación estuvo a cargo de la trompeta de Kevin Bachelor. En cambio en “Right track”, tema del último disco en estudio, fue el solo de trombón que agitó Andrae Murchison quien cabeceó el sonido.

A continuación sería el turno del primer invitado de la noche. Hugo Lobo, de Dancing Mood, subió para tocar su trompeta en “Guns of Navarone”, que hizo flipar a la multitud que había llenado Niceto. Los solos de Lobo fueron seguidos por los increíbles sonidos del saxo de Cedric IM Brooks. Luego sonó “Latin goes ska” y con una cálida despedida en la que Bachelor saludó a Lobo diciendo “Señor Hugo, un hermano”, en un limitado castellano. Entonces subió al escenario la Reina del Reggae, Doren Shaffer.

Doren Shaffer es una señora que tiene cuerpo de señora, gestos de señora, movimientos de señora y voz de sirena que con su canto endulza al mismo tiempo que abriga y refresca. La única presencia femenina subió para cantar “Don’t stay away”, que aquí reversionó Mimí Maura. Shaffer también cantó “Can’t you see” de Robin Wilson y, sin dudas la más esperada, le puso letra a “Sugar sugar”. Seguido, dos temas de la autoría de Bob Marley, quien tocó con los Skatalites: “Nice time” y “Simmer down”. Para finalizar su intervención, “You are wondering now”, de los Specials. Y una ovación para la dama.

Falú anunció la llegada del dancehall y así le dio paso a “Rock Fort Rock, donde Mariano Rubial de Ska Beat City subió a tocar la trompeta. Y después de anunciar “Voy a tocar una de mis canciones”, Lester Stearling siguió con “Lion”, mientras el resto de los vientos bailaba celebrando sus solos de saxo alto. “By the rivers of Babylon” y “Phoenix city” sonaron antes que el conteo volviera a hacerse y repitieran “Freedom sound”, dando lugar a un breve receso. Mientras tanto, el público coreaba “Phoenix City” convirtiéndolo en un pseudo canto de cancha, pidiendo así que los músicos volvieran al escenario.

Después de que Falú presentara a la banda –que se completa con Val Douglas en el bajo y Lloyd Knibb en la batería-, los bises corrieron con “Adorable you”, con la presencia de Doren Shaffer; “Carrie go bring home”, donde cantó Bachelor y donde tres chicas, que habían estado bailando al costado del escenario, tomaron posición para mover el bote, de la mano de Cedric.

“Muy buenas noches Argentina. Nos vemos el año que viene. Los queremos mucho” fueron las palabras de despedida que eligió Falú y que en gestos de agradecimiento el resto de la banda repitió al retirarse del escenario, apagando así la vela sonora que ardió durante más de dos horas en el frío porteño, de la mano de un sonido impecable y una presencia escénica, que aunque un poco fría, es sin duda arrolladora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario