viernes, 14 de junio de 2013

Gremios porteños se movilizaron a la Legislatura

Esta tarde, trabajadores estatales de diversos sectores se movilizaron a la Legislatura porteña junto a docentes, metrodelegados, trabajadores judiciales y legisladores opositores al macrismo. Denunciaron aprietes a los sindicatos por parte del Gobierno de Mauricio Macri.
En la actividad estuvo presente un nutrido grupo de militantes que soportó el frío otoñal en el centro porteño. Entre ellos se encontraba Marcelo Frondizi, secretario general de la Junta Interna de Talleres Protegidos del Borda y secretario general adjunto de la CTA. En ese marco, señaló: “Macri no sólo reprime como lo hizo el 26 de abril en el Borda, sino que sanciona a los compañeros Hugo Reyner y Tamara Lescano y a las 20 comisiones internas, a las que no reconoce, aunque son legítimas y legales. Por eso también contamos aquí con la presencia de legisladores y de los compañeros de UTE, Subte y Judiciales”.
En ese sentido, el secretario general de la Unión de Trabajadores del Subte, Eduardo López, agregó: “Tanto los trabajadores de ATE, como los del subte, los judiciales y los de UTE somos atacados por el macrismo en la Ciudad de Buenos Aires, porque quieren avanzar sobre los sectores que representamos, para avanzar en políticas sobre esas áreas. Entonces, avanzan contra los maestros porque quieren avanzar contra la escuela pública, derogándonos las juntas de clasificación, los delegados, nos mandan auditorías, nos ponen a un espía en el Ministerio de Educación, como Ciro James, porque quieren destruir al sindicato, porque quieren destruir la educación. Ahora impugnan a los delegados del Borda porque quieren destruir al Borda, como a los delegados de Evaluación, que es un sector que sirve para transformar y mejorar la educación”.
Por su parte, el secretario general de los Metrodelegados, Roberto Pianelli afirmó sobre este reclamo unificado que “hoy los gremios nos juntamos acá porque estamos presenciando en la Ciudad una política antisindical que ataca a las conquistas y al resurgimiento de las organizaciones democráticas que tienen los trabajadores”. Mientras que el Legislador Francisco “Tito” Nenna (FPV), sostuvo que actos de este tipo se corresponden con “una necesidad de darle un parate al avance del macrismo no solamente contra las políticas públicas sino contra los trabajadores, a los que hoy se les está cercenando el derecho a la elección de delegados, y a los que reprime y persigue en una política de represión y restricción. Como la del 26 de abril en el Borda, esto también es una represión, dirigida a la identidad y a la representación de los trabajadores en sus lugares de trabajo, en sectores que tienen que ver con los derechos en salud, educación, y en donde ellos necesitan aplicar las políticas de restricción”.
Cabe recordar que la movilización fue originada por la situación de dos trabajadores despedidos, Hugo Reyner, delegado de la Junta Interna de ATE de la Subsecretaría de Trabajo de la Ciudad y Tamara Lescano, secretaria General de la Junta Interna de la Dirección General de Estadísticas y Censos a quienes no les renovaron el contrato y los dejaron cesantes. Esta medida se suma al sumario que le iniciaron a Frondizi, a seis trabajadores del Taller Protegido 19. Los mismos a los que sin ninguna razón ya se les había descontado 53 días de salario en 2012. Además, denunciaron que el gobierno porteño no reconoce a una veintena de comispara ser descargadosiones internas de ATE.
 
Publicado en web CTA.

martes, 4 de junio de 2013

Las trabajadoras sexuales festejaron su día reclamando una ley que las reconozca

En la tarde del lunes 3 de Junio las trabajadoras sexuales nucleadas en AMMAR hicieron un acto frente al Congreso de la Nación, en el marco del Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras Sexuales, en donde exigieron una Ley que regule la actividad y que no sea confundid
a con la trata ni el proxenetismo.
Allí estuvieron representantes de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina provenientes de provincias como San Juan, Mendoza, Rosario, Entre Ríos, Neuquén, Río Negro y provincia de Buenos Aires, bajo los lemas “Trabajo sexual no es igual a trata de personas” y “somos mujeres libres y con derecho y queremos ser reconocidas como trabajadoras sexuales”.
Así, con distinta tonada, todas las voces hablaban de un mismo reclamo: una ley que regule la actividad, que les permita gozar de todos los derechos y cumplir con todas las obligaciones que tiene cualquier trabajador y así salir de la clandestinidad a las que son empujadas, bajo el accionar policial que se escuda en el combate a la trata de personas y al proxenetismo como excusa para coimearlas, cuando se trata de adultas mayores que realizan trabajo sexual de manera autónoma.
En ese sentido, la referente de AMMAR Nacional, Georgina Orellano, sostuvo: “nos reunimos para conmemorar el Día Internacional de la Trabajadora Sexual que se conmemora el 2 de junio. Acá estamos haciendo un festival para darle más impulso al proyecto de ley, que estamos tratando de ingresarlo a través del senador Osvaldo López, de Nuevo Encuentro. Vinieron compañeras de todo el país y lo que me comentaban era que en otras provincias pasan por lo mismo que pasamos en Capital, y es la misma lucha y resistencia contra el área de Control Gubernamental que depende del Gobierno de la Ciudad”.
Voces
Por ejemplo, Luciana, de la ciudad de Neuquén agrega: “Nos reprimen mucho y cuando nos allanan nos quitan nuestro dinero, nuestros celulares, se llevan las computadoras y golpean a las chicas que no quieren entregar la plata. Necesitamos que nos reconozcan como trabajadoras sexuales autónomas”. Mientras que Celestina Olivares, de Mendoza sostiene:”creo que es importante organizarnos para que tengamos una ley que nos otorgue el derecho a una jubilación, una obra social, a una casa y a un estudio y tengamos derechos como cualquier otro trabajador”.
Por su parte, Susana Martínez, de La Plata, cree que es importante una ley que regule el trabajo sexual a nivel nacional “para tener nuestros derechos y no seamos violentadas como está pasando actualmente, con allanamientos compulsivos donde a las compañeras les roban las cosas y no respetan su derecho. Todo trabajador tiene un derecho y nosotros queremos eso: dejar de ser consideradas víctimas de trabajo sexual como si fuera trata. Hay muchas cosas de las que se habla como si fueran trata o trabajo de esclavitud, pero no es el caso nuestro porque somos autónomas, mayores de edad. Queremos que nos reconozcan como trabajadoras y no ser más discriminadas como personas”.
Mónica, de Albardón, San Juan se sumó a AMMAR hace dos meses: “Me sumé a AMMAR porque yo también soy trabajadora sexual, hace 5 años, y en San Juan somos muy discriminadas y muy perseguidas por la Policía. Yo no ejerzo en la calle, pero veo que las llevan presas por un día, una semana, un mes, porque les van subiendo la pena a medida que vuelven a caer, les quitan la plata, algunas son golpeadas. Entonces vengo a apoyar para que se haga una ley para que no sufra más nadie, porque hay muchas mujeres que son sostén de familia. Muchas están solas y tienen que hacerse cargo de la escuela, alimento, alquiler y tienen que salir a trabajar. Y si no hay otro trabajo, tienen que hacerlo. Yo soy mamá de cinco hijos y a todos los mantengo y los crío con este trabajo. Me gustaría que se haga la ley porque nosotras no podemos estar toda la vida trabajando de esto, necesitamos una jubilación, como todo el mundo”.
Una morocha caribeña se distingue entre las chicas que llevan su reclamo escrito en pecheras rojas de tela brillante. Es Marixa, que vino de Godoy, Río Negro, aunque es de República Dominicana. Hace 6 años vive en Río Negro, “pero voy y vengo, porque yo trabajo independiente”. “En Río Negro hay chicas que trabajan en la calle y otras en una cooperativa, porque el único negocio que había lo cerraron en un allanamiento, porque culparon al dueño de trata. Yo no vine con la idea de ejercer el trabajo sexual acá, no, pero a mí nadie me obligó, fue por decisión propia. Al llegar acá, el país no me dio un derecho al trabajo. Con el tema del racismo, nunca se me dio la posibilidad de tener un trabajo. Como no vi otra alternativa, fue la manera más fácil para subsistir acá en argentina. Pero a mí nadie me obligó. Fue por decisión propia. Aunque, reconozco, no me arrepiento de haberlo hecho, porque lo que yo gano en un día ejerciendo este trabajo, no se lo gana ningún empleado trabajando en una oficina”.
Elena Reynaga: “Tenemos una ley de trata que está confundiendo todo”
Elena Reynaga fue fundadora de AMMAR y es secretaria ejecutiva de la Red de Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica. Su palabra es testimonio de la lucha de las trabajadoras sexuales. Entonces dice: “Queremos una ley que regule el trabajo sexual, primero, porque tenemos una ley de trata que está confundiendo todo; segundo, porque es una necesidad por la que venimos trabajando hace 19 años y tercero, porque hoy tenemos cooperativas de trabajo de compañeras que trabajan autónomamente, que juntan la plata para pagar el alquiler de un departamento. Pero tenemos varios problemas: al no tener un marco legal que regularice la actividad y la reconozca como un trabajo, una de las compañeras tiene que alquilar el lugar y hacerse cargo. Cuando hacen los allanamientos con la Ley de trata, el problema pasa a ser de la compañera, porque aunque no encuentran trata ni proxenetismo, le hacen una causa a una compañera como si estuviera regenteando el lugar. Aparte de tener a la policía golpeando la puerta todos los viernes o que muchas inmobiliarias no quieran alquilarles a las compañeras o les quieran alquilar más caro. Se van generando diferentes actores alrededor de nuestra vida que lucran con la falta de regulación. Después, porque no tenemos derecho a entrar a un crédito ni a jubilarnos. No estamos pidiendo nada extraordinario, sino lo mismo que tiene cualquier trabajador”.
Luego, Reynaga afirma “Esta bien la ley de trata, pero no es la panacea, porque quien tiene que controlar la ley siempre es el mismo mafioso: la policía. Hay que sensibilizar, concientizar y también depurar la policía y tener espacios donde nosotras podamos ir a denunciar sin correr el riesgo de que nos peguen un tiro en la nuca como a Sandra Cabrera, nuestra compañera de Rosario, crimen que está totalmente impune”.
Por otro lado, el abogado de AMMAR, Gastón Fingerman, apunta los aspectos técnicos del proyecto de Ley que impulsa la organización: “La ley define qué es el trabajo sexual, para eliminar toda confusión que pueda generarse con respecto a la trata y la explotación: propone que las trabajadoras sexuales tengan los mismos derechos y obligaciones que cualquier trabajador autónomo del país. Es decir, que paguen impuesto, pero que tengan acceso a una obra social y a una jubilación. Y propone la creación de una oficina que va a ser integrada por personas del Ministerio de trabajo así como de hasta tres organizaciones que representen a trabajadores y trabajadoras sexuales. Y abarca a toda persona mayor de edad que de manera voluntaria (es decir, que no es víctima de una red de trata) y autónoma (sin un intermediario que se quede con una parte de su dinero) ofrezca o intercambie servicios de índole sexual a cambio de un pago para beneficio propio.
Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras Sexuales.
El 2 de Junio se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de la Mujeres Trabajadoras Sexuales. Ese día, en 1975, mujeres trabajadoras sexuales francesas exigieron el cese de la violencia policial y el reconocimiento de sus derechos. Fueron duramente reprimidas por eso, constituyéndose así el primer registro histórico de una huelga de trabajadoras sexuales.
En este artículo puede escucharse el informe de la actividad de Radio Central.