miércoles, 25 de septiembre de 2013

“El nuevo lugar donde va a estar el Banco Nacional de Datos Genéticos es excelente”

Trabajadores del Ministerio de Ciencia y Tecnología nucleados en la Agrupación Pocho Lepratti, de ATE expresaron hoy en un comunicado de prensa su “más enérgico repudio al circo montado sobre el Banco Nacional de Datos Genéticos y su funcionamiento según lo establece la Ley 26.548”. Así, niegan cualquier información mal intencionada acerca del traslado del BNDG.
En el documento, los trabajadores sostienen: “Una vez más se intenta desvirtuar la realidad con argumentos falaces con el solo objetivo de demorar la mudanza del BNDG a la sede del MINCyT, ubicada en la Av. Córdoba 831. De esta manera, se pretende impedir el cumplimiento de la Ley 26.548 que designa al BNDG como un organismo autónomo y autárquico, que funcionará dentro de la órbita del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva”.
“Vale recordar -afirman- que dicha Ley surge como una iniciativa de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo para incorporar los avances de la ciencia en la materia y jerarquizar el accionar del Banco como herramienta fundamental en la tarea de búsqueda y restitución de nietos y nietas apropiadas”.
A su vez, señalan que “es imperioso recordar que esta ley emana del Congreso Nacional, y expresa la voluntad de la sociedad en su conjunto a través de sus representantes, contando también con el aval de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas”.
En diálogo con Radio Central, Walter Mosimann, delegado de la Junta Interna de ATE en el Ministerio de Ciencia y Tecnología apuntó: “como trabajadores del Ministerio estamos preocupados porque sabemos que el lugar que se ha dispuesto para el funcionamiento del banco cumple con todas las normativas. Es excelente y va a dar más autonomía y mejor funcionamiento a lo que ya se estaba haciendo en el Hospital Durán”.
Para Mosimann “hay un grupo económico que todos conocemos, que es el grupo Clarín, que tiene intereses particulares. Más que nada en el tema de derechos humanos. Ya conocemos el caso de Herrera de Noble. La propia historia del grupo Clarín va de la mano del golpe del ’76. Creemos que apoyándose en este grupo mediático se intenta instalar en la sociedad, con falsedades y con todas las artimañas que este grupo maneja, parar una ley votada por el Congreso, retroceder en los avances que se han tenido en cuestiones de Derechos Humanos. Se habló de falsos positivos, de muestras que se van a perder. No hay nada concreto, son todas falsedades que perjudican a un organismo como es las Abuelas de Plaza de Mayo o un organismo estatal como es el Ministerio de Ciencia y Tecnología para la búsqueda de la verdad y recuperar a nuestros nietos desaparecidos”.
“Nosotros fuimos, sabemos dónde va a estar el Banco Nacional de Datos, tenemos intereses particulares en que esto salga. Somos trabajadores del estado y queremos contar cuál es la realidad. Y la realidad es que el nuevo lugar donde va a estar el Banco Nacional de Datos es excelente. Además, no sólo se van a priorizar los casos de lesa humanidad sino que van a ser gratuitos los análisis por filiación y se va a seguir manteniendo la gratuidad de esto para el conjunto de la sociedad. Este circo montado por este grupo que tiene intereses es poner un manto de sospecha en torno al funcionamiento con un objetivo claro: demorar el traslado, y judicializar una ley democrática, como ya se hizo con la Ley de Medios y retroceder en lo recuperado en los últimos años”, concluyó Mosimann.

Publicado en web CTA. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario