viernes, 25 de octubre de 2013

“El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires defiende los intereses de los empresarios”

ugo Reyner es abogado. Pertenece al equipo jurídico de la CTA pero además es asesor legal del cuerpo de Inspectores, dependiente de la Dirección de Protección de Trabajo, de la Subsecretaría de Trabajo porteña. El gobierno porteño, por su parte, elevó un proyecto de Ley para incorporar ese organismo en la Agencia Gubernamental de Control. Aquí Reyner explica por qué esa iniciativa es inconstitucional y prioriza los intereses empresariales.
Hugo, ¿de qué se trata esta iniciativa del Gobierno porteño?
El Gobierno de Mauricio Macri quiere reducir a la mínima expresión toda inspección de trabajo. Entonces, a raíz del fallo en contra que tuvieron en el Juzgado Nº2 del doctor Gallardo,cuando en agosto pasado quiso llevar a todo el plantel de inspectores y auxiliares a la Subsecretaría del Trabajo,ahora embisten de nuevo. Esta vez con un proyecto de ley para que la Agencia Gubernamental de Control se encargue del control y la fiscalización del trabajo. En el texto incorporan a la Ley 2624, que es la ley de la Agencia Gubernamental de Control, tres artículos de la Ley 265, donde dicen que se encargarían del control y fiscalización del trabajo. Así, si bien le dan el control y la fiscalización, no le dan el acta sancionatoria ni la posibilidad de sancionar.
De esta manera ignoran lo que ya dictó la justicia.
Claro. Este proyecto tiene los mismos defectos de la resolución anterior, cuyo fallo fue contrario. No puede haber dos entes con las inspecciones de trabajo.
¿De qué se trata una inspección de trabajo?
La inspección del trabajo tiene una naturaleza jurídica muy particular, que es la confidencialidad del trabajador con el inspector. El trabajador está haciendo una confidencia de su falta de registración, de sus maltratos y sus diferencias salariales, cosa que no podría hacer en la Agencia Gubernamental de Control, pues estos se dedican a una inspección integral, centrada en habilitaciones, higiene y seguridad, es decir, si el local tiene matafuegos y si tiene las medidas correspondientes. Cosas que no tienen que ver con la inspección del trabajo. La idea de centralizar todo tipo de inspecciones es inconstitucional.
¿Por qué?
Porque los inspectores deben realizar sus inspecciones a través de la autoridad administrativa de trabajo, como dice el Convenio 81 de la Organización Internacional del Trabajo. La Argentina está atenida a esta normativa internacional, en el artículo 75 en la Constitución Nacional y en el 43 de la Constitución porteña. Por ende, creemos que este proyecto lo único que lograría es reducir a la mínima expresión toda inspección de trabajo y quedarían totalmente vulnerados los derechos de los trabajadores de la Ciudad de Buenos Aires.
¿Por qué son necesarios los inspectores de trabajo?
Los inspectores son personal bien capacitados, con años de estudio, de servicio y de capacitación. ¿qué hacen esos inspectores? Hacen inspecciones de trabajo, toda la normativa laboral, todo el conocimiento que requieren ellos para cumplir con la normativa de trabajo, las convenciones colectivas de trabajo, las Ley de ART, la de aportes jubilatorios, la de trabajo infantil, la de talleres domiciliarios.
Que es una iniciativa para frenar los talleres clandestinos...
Sí. Nosotros perseguimos los talleres domiciliarios que luego se convierten en clandestinos, con la trata de personas traída del exterior y el trabajo infantil en esos mismos talleres. Combatimos ese tipo de trabajo clandestino y por eso mismo creemos que hay una iniciativa de desmantelar el cuerpo de inspectores, desmadrar todo lo que signifique inspección de trabajo
Un dejar hacer, digamos.
Claro, deja al libre albedrío de los empresarios lo que puedan llegar a hacer. Creo que hoy tenemos la obligación de combatir el trabajo no registrado y este proyecto de Ley que presentó el Gobierno porteño va a contramano.
Pero sigue en la línea de lo que intentó hacer en agosto.
Es que él quiere desarmar las inspecciones y sería de suma gravedad no contar con el cuerpo de inspectores de Trabajo en la Ciudad de Buenos Aires. Ya tuvimos 30 días sin inspectores de trabajo. Cuando fue la resolución 1 del mes de agosto, donde nos transfirieron a la Agencia Gubernamental de Control, no hubo inspección del trabajo. Ahí hubo dos casos de derrumbes de obras de construcción. Qué casualidad que las obras se hicieron en el mes que nosotros estábamos fuera de la Subsecretaría de Trabajo. La obra en construcción que se cayó en Triunvirato y Conesa la denunció la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) a mediados de agosto y no se pudo cumplir la inspección porque no había inspectores del trabajo. Y, en las obras en construcción, si bien las habilita la Agencia Gubernamental de Control, su desarrollo está a cargo de la Inspección del Trabajo, con inspectores que son ingenieros y controlan la parte técnica y la normativa laboral. Si hay algún peligro a simple vista, ellos tienen que suspender o clausurar la obra. Creo que es de suma importancia que haya inspectores en la Ciudad de Buenos Aires, que siga la dirección de Protección del Trabajo, con su autoridad central, que es el Subsecretario, como así lo dice la normativa internacional, la constitución nacional, la Constitución de la Ciudad y la Ley 265, que para ello fue creada.
Hugo, recordanos un poco, vos estuviste apoyando jurídicamente para que no se construyera el Centro Cívico en el Borda y luego recibiste el telegrama de despido por parte del Gobierno de la Ciudad por pertenecer a ese equipo...
Asesoré a los compañeros trabajadores del Taller Protegido Nº19, siendo parte del equipo jurídico de la CTA. Al Gobierno de la Ciudad o al subsecretario de Trabajo Ezequiel Sabor, no le agradó mucho que los abogados asesoren a los trabajadores y por eso fui sancionado. Estuve tres meses sin cobrar mi salario y luego de luchas, reclamos y protestas, fui reincorporado. Hoy me encuentro trabajando al lado de todos los compañeros inspectores y soy miembro integrante de la Junta Interna de Delegados de ATE y de la Lista Azul. Por ser miembro de la Junta interna, ser abogado, asesorar a otros abogados que están en conflicto fui maltratado fui violentado, porque ellos violentan todo tipo de normativa laboral. En este caso la 23551, que es la de tutela sindical. Violan todo tipo de normas laborales y aparte es normal de su parte hacer caso omiso a todo tipo de normativa que no los beneficie. El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires defiende los intereses de los empresarios. El sentido de presentar un proyecto para desmantelar el cuerpo de los inspectores de trabajo es un mensaje a sus amigos empresarios.
O familiares también
Familiares también, porque se encontraron talleres clandestinos pertenecientes a la señora Awada. Pero esos son temas que hoy debemos combatir. Todo tipo de trabajo clandestino, no registrado, es una tarea que nos compete a todos, para tener una mejor ciudad y defender los derechos de los trabajadores.

Publicado en web CTA. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario