miércoles, 7 de mayo de 2014

No se puede construir el futuro de nuestro país sin memoria

La conducción de la CTA recibió en la tarde del miércoles 7 al Ministro de Defensa Agustín Rossi, quien visitó la sede nacional de la Central para hacer entrega de las actas de la última dictadura militar.
El Ministro de Defensa llegó acompañado por la Directora de Derechos Humanos de dicha cartera, Stella Segado y durante una hora se reunió con los miembros de la mesa nacional de la CTA. Allí encabezados por Hugo Yasky, secretario general de la CTA, estaban el secretario general adjunto, Marcelo Frondizi; el de Organización, Gustavo Rollandi; el de Relaciones Internacionales, Victorio Paulón; la de Acción Social, Graciela Moyano; la de Discapacidad, Remigia Cáceres; la de Juventud, María José Carrau y el director de Comunicación Carlos Girotti, como también dirigentes de gremios que componen la Central, como la secretaria general adjunta de CTERA, Sonia Alesso; el secretario general de los docentes porteños de UTE; Roberto Baradel, del sindicato docente bonaerense SUTEBA; el secretario general adjunto de los telefónicos de FOETRA, Claudio Marín; Rafael Mella, adjunto de APA y Jorge Hoffman, secretario general de ATE Santa Fe, entre otros. También participó del encuentro el diputado Edgardo Depetri.
Al término del encuentro se ofreció una conferencia de prensa para informar sobre la entrega que hizo el Ministro, hecho que viene repitiendo en diversos ámbitos como organismos de derechos humanos, bibliotecas y universidades. Al respecto, Yasky sostuvo: “esta es una Central de trabajadores que fue la única que como central participó en los testimonios denunciando la desaparición y el asesinato de trabajadores y trabajadoras durante la dictadura militar, en el juicio que llevó adelante el juez Garzón en España. Nosotros sentimos que esto es parte del cambio de época que vivimos en nuestro país. Reivindicar los derechos humanos pero con una práctica que hace que sea una política de estado, como el juicio a los responsables del genocidio y no sólo a los responsables militares sino también a los cívicos. Sentimos un enorme agradecimiento pero también un enorme orgullo, porque no se puede construir el futuro de nuestro país sin memoria. Esa es la base para seguir avanzando”.
Asimismo, otro de los ejes del encuentro con el ministro Rossi fue sentar postura frente a la iniciativa difundida por algunos sectores respecto a volver al servicio militar obligatorio. En ese sentido, Yasky señaló: le transmitimos al Ministro nuestra preocupación por esto que de alguna manera se sintetizó con el intento de imponer un debate acerca de los supuestos beneficios de un servicio militar obligatorio para los desheredados, los pobres, los que no trabajan ni tampoco estudian, como si eso fuese la vía de ingreso al paraíso. Un año en un cuartel para después salir como del final de un tubo. Por supuesto expresamos nuestro rechazo y compartimos el carácter punitivo y profundamente reaccionario de una propuesta que de plano pretende asentarse en la criminalización o la estigmatización de los pobres y los desposeídos. Nosotros y otros actores fundamentales podemos aportar a ese debate, pero es importante que lo haga un Ministro de Defensa”.
Rossi, por su parte, agregó que “Esa es una discusión que atrasa veinte años. Hace veinte años que la Argentina no tiene servicio militar obligatorio. Tenemos un servicio que es voluntario y muchos de los soldados voluntarios después se incorporan a alguno de los escalafones permanentes de las fuerzas. Esto hace contribuye a la idea que tenemos de fuerzas armadas fuertemente profesionalizadas, con gran capacidad de formación y de instrucción. Así que desde el punto de vista de la defensa, yo creo que es una mala idea y desde el punto de vista de las políticas sociales, yo creo que es una mirada absolutamente regresiva. Las políticas sociales modernas y progresistas tienden a levantar la autoestima del sujeto al que está destinada esa política social. Esa propuesta sugiere que un chico de 18 años que no quiere seguir estudiando y no tiene laburo, el Estado lo agarra de las orejas y dentro de un año lo devuelve. Habría que preguntar si los papás o las mamás de esos pibes estarían de acuerdo”.
Mientras que, respecto al significado de la entrega de estas actas de la dictadura, Rossi afirmó que su cartera tiene como prioridad la difusión de estos documentos: “Cuando encontramos toda la documentación a la que hicimos referencia en su momento, que es una documentación que estaba depositada en el subsuelo del Edificio Cóndor, con Stella Segado nos propusimos como objetivo que para esta Semana de la Memoria esa documentación esté al alcance de todos los argentinos. En ese sentido construimos tres herramientas: calificar y clasificar la totalidad de la documentación, que son más de 11.700 volúmenes documentales que están depositados en la Biblioteca de la Fuerza Aérea digitalizados, al alcance de todos; luego, hicimos esta edición limitada de las actas, que son parte de la documentación que encontramos y son las 280 actas que reflejan las 280 reuniones que celebró la Junta Militar durante el período del 24 de marzo del 76 al 10 de diciembre del 83. Esta edición limitada la entregamos a instituciones, organizaciones con un fuerte compromiso con los derechos humanos, a gobernadores para que las depositaran en cada una de las provincias. Y finalmente la tercer herramienta fue abrir una página web que se llama ArchivosAbiertos.com en donde están cargadas las 280 actas, para que estén al alcance de todos. Cuando encontramos toda esa documentación, cuando hicimos el hallazgo, el objetivo de que estuviera al alcance de todos, era importante porque de esa manera se construye la memoria”.
Finalmente, Yasky agregó que la entrega de estas actas es “una reivindicación histórica” y “un acto de reparación, porque el Ministro de Defensa representa un Estado. Un Estado que en su momento Néstor Kirchner tuvo esa dimensión ética de pedir perdón al pueblo argentino en nombre de ese Estado, que se convirtió en terrorista. Tener un Ministro que represente al Estado, al Ministro de Defensa, es un acto de reparación y una forma de reivindicar la lucha de los que fueron asesinados. Porque si en este país hay democracia, tenemos respeto de los derechos humanos y la posibilidad de hablar libremente, como habla todo el que quiere expresar su opinión es porque hay un hilo conductor entre la sangre de los que fueron asesinados, los que resistieron, los que no se resignaron.

Publicado en web CTA. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario