martes, 13 de mayo de 2014

Yasky: "Estamos dispuestos a confrontar estos datos con cualquiera"

Esta mañana, la conducción de la CTA ofreció una conferencia de prensa para difundir los resultados del Informe de Coyuntura del Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA), en torno a los índices de pobreza e indigencia, valores fundamentales hacia una discusión de aumento de la Asignación Universal por Hijo, del Mínimo no Imponible y del Salario Mínimo Vital y Móvil.

El encuentro con los medios tuvo lugar en la sede nacional de la CTA y allí estuvieron presentes varios miembros de la Mesa Nacional, como el secretario general Hugo Yasky, el adjunto Marcelo Frondizi; el de Relaciones Internacionales, Victorio Paulón; el de Organización, Gustavo Rollandi; la secretaria general de CTERA, Estela Maldonado; el secretario general del SUTEBA, Roberto Baradel; el de UTE, Eduardo López. También estuvo el Director del Departamento Jurídico, Héctor García y Pablo Manzanelli, integrante del CIFRA y uno de los investigadores del Informe.

Manzanelli fue quien esbozó algunas de las conclusiones a las que arribó este nuevo Informe -el número 16 que realiza el CIFRA- y en ese marco, destacó que “este índice cuenta con muchas ventajas respecto a otros índices alternativos que se estuvieron aplicando a partir de 2007 en la Argentina, como por ejemplo las variaciones muy similares al IPC del INDEC antes del 2007” y apuntó que se notó una “caída significativa del índice de pobreza del 17,8% más de 10 millones salieron de la línea de pobreza desde el año 2003” y que “en el año 2013 hubo una reducción de la pobreza y de la indigencia que llegó al 4,4%”.
Por su parte, Yasky agregó que “con una evolución absolutamente objetiva en términos estadísticos, llegamos a que el índice de pobreza da un 17.7% en el año 2013 y eso significa una diferencia de 10 puntos con los índices publicados en Clarín y La Nación”.

“Lo que nosotros presentamos -señaló el Secretario General de la CTA-se corresponde con los datos estadísticos que fuimos acumulando a lo largo de 4 años de existencia del CIFRA. Estamos dispuestos a confrontar estos datos con cualquiera. Esto es lo que nosotros entendemos que refleja la realidad. No estamos en el mejor de los países, pero estamos mucho mejor que cuando veníamos de un 49% de pobreza. El que quiera negar esto es porque evidentemente quiere dibujar la realidad de un país para justificar vaticinios catastróficos y especulaciones financieras y para hacerse la ganancia a costa del padecimiento de los que menos tienen. Porque los trabajadores somos los que menos ganamos con estos golpes de desestabilización y con este querer mostrar que la Argentina está en una situación de permanente catástrofe. Además, a mí me llama la atención que la Conferencia Episcopal elabore un pronunciamiento que denuncia una situación que como decía Eduardo Aliverti, en la época de los militares, cuando este país realmente estaba sangrando por la violencia que sufría, hacían silencio y miraban para el costado. Entonces, hacer vaticinios catastróficos y mostrar una Argentina rasgada por la violencia, la inseguridad y el narcotráfico, es hacerle el juego a los que quieren desestabilizar a este gobierno popular y democrático”.

A modo de conclusión, Yasky añadió: “Si uno ve lo que publican los sectores poderosos hoy en Brasil, Bolivia o Venezuela, encuentra similitudes; por el contrario, en los países que tienen gobiernos neoliberales, manejados como títeres por los grupos económicos, México, Colombia y Perú, no hay problemas. Pero en los países que tienen gobiernos democráticos que no quieren dejarse manejar como marionetas del poder económicos, todos son problemas. Que la conclusión la saquen los trabajadores”.

Sin embargo, además de anunciar las conclusiones del Informe la rueda de prensa sirvió como eje para plantear varios reclamos de la CTA, como el pedido de convocatoria del Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil, el aumento del Mínimo No Imponible y de la Asignación Universal por Hijo. También se tocó el tema del llamado a elecciones de la Central y la incorporación de un nuevo gremio, el Sindicato Argentino de Trabajadores Horticultores y Agrarios (SATHA).

En ese sentido, el dirigente agregó que hay tres ejes de reclamo de CTA: “reclamamos que la adecuación del Salario Mínimo Vital y Móvil, del Mínimo no Imponible y el aumento de la Asignación Universal por Hijo se den de inmediato porque en estos tres meses hubo un presión sobre los precios que hace que sea absolutamente necesario modificar y actualizar estos valores”. Y al respecto amplió: “El 30% de aumento en el SMVM que pedimos habla de los valores que se han movido los gremios que evidentemente están planteando una recomposición que tiene que ver con lo que se imagina va a ser la proyección anual de la inflación de este año. Por eso nosotros hemos sostenido en el caso de los docentes y de la mayoría de los gremios, demandas que tienen que ver con un 28 o 30%, que es más que la inflación del año pasado pero que tiene que ver con el movimiento de los precios en este primer trimestre”.

Sobre la AUH, Yasky señaló: “Creemos que es necesario que el Gobierno proceda con la actualización del valor de la Asignación Universal por Hijo. Este instrumento que ha sido tan importante para auxiliar a los hogares donde los jefes y las jefas de hogar son desocupados”. Y sobre el Impuesto a las ganancias, apuntó: “Es necesaria una actualización de la base del cálculo del impuesto a las ganancias. Creemos que hay que modificar las escalas de ese impuesto, porque a pesar de que es un impuesto progresivo y no creemos que haya que eliminarla, sí hay que adecuarlo a la realidad que estamos viviendo en la Argentina, porque hay saltos de una escala a otra que perjudican a trabajadores que no tienen salarios como para hacer un pago del impuesto en la medida que hoy se reclama. Para nosotros, lo ideal sería que un trabajador que cobre hasta 22.000 pesos no pague este impuesto”.

Respecto a la Convocatoria al Consejo del Salario, para Yasky “el Gobierno tiene estos temas en carpeta. Sabe que hay que convocar al consejo del salario, al regreso de la Asamblea Anual de la OIT a la que van los ministros de Trabajo y las Centrales sindicales. Antes de esa asamblea hay que modificar la Asignación Universal por Hijo, aumentarla y proceder con el anuncio de la modificación del Impuesto a las Ganancias. Esto se tiene que hacer ahora porque si terminaron la paritaria la mayoría de los gremios, aquellos que cobran la AUH no tienen paritarias y entonces el Gobierno tiene que proceder. Y segundo porque si no se modifica el Impuesto a las Ganancias antes de que se cobre el aguinaldo, una parte de lo logrado en los aumentos y de lo que se cobre en el aguinaldo, va a desaparecer en función de este impuesto. Y tercero, hay que anunciar la convocatoria al Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil que evidentemente se hace necesaria porque hoy sabemos que la mayoría de los gremios tuvo paritarias entre el 28 y el 30% y habrá que pensar en esos valores”.

Llamado a elecciones
Asimismo, Yasky informó que “El sector de Pablo Micheli presentó un escrito por el que desisten de la apelación que presentaron en la Corte Suprema de Justicia. Esto significa, tal cual lo expresó la Corte, que queda en pie el fallo de la Sala 4ª, que data de 2012, y a partir de ese fallo es inválida la pretensión de Micheli de ser secretario general de una CTA cuya elección está desconocida. Nosotros hemos comunicado esta situación al Ministerio de Trabajo y a la vez denunciamos que pese a que se desiste de la apelación, se convoca nuevamente a otra elección, que es agregar otro proceso inválido al ya declarado por la Justicia”.

Respecto a un próximo llamado a elecciones en la Central de Trabajadores de la Argentina, Yasky sostuvo: La Justicia terminó demostrando lo que nosotros veníamos planteando. Ahora resta que la CTA, una vez que esto está absolutamente claro, convoque a elecciones. Lo vamos a hacer. Nos reuniremos en los próximos días del próximo mes para convocar a elecciones en todo el país y poner definitivamente en limpio el proceso electoral con legitimidad, transparencia y el voto directo de los afiliados. El sector de Micheli ha convocado a una nueva elección y se ha eyectado de la legalidad. Decidieron avanzar en un terreno en el que la legalidad no cuenta. Evidentemente esto significa para nosotros el compromiso de demostrar que en el movimiento sindical las autoridades eligen no por mandato imperial ni por el dedo de los que se autoeligen como secretarios generales sino a través del voto directo. Y es lo que vamos a hacer: voto directo en todo el país a través de una elección limpia”.

Publicado en web CTA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario